Agora cuadriplicaremos nuestro léxico

El castellano es un idioma tan flexible, versátil y vigoroso, que suele deparar extraordinarias sorpresas a quienes pretenden dominarlo: por ejemplo, decir “murciégalo” es tan lícito como murciélago, y es indistinto emplear “vagamundo” o vagabundo. Para comprobarlo, bastará consultar el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), que también admite “agora” en vez de “ahora”, “cuadriplicar” por “cuadruplicar” y “pilotar” por “pilotear”.

El Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) también trae vocablos con definiciones contrarias entre sí: “huésped” tiene cinco acepciones: la primera, “persona alojada en casa ajena”; la cuarta, “mesonero o amo de posada”; y la quinta, “persona que aloja en su casa a otra”.

Es decir: el dueño o mesonero y su visita, son huéspedes el uno del otro.

Los participios suelen ser una caja de Pandora: se sabe que bendecir y su contracara, maldecir, tienen dos formas, una regular y otra irregular de participio, que son bendito y bendecido, maldito y maldecido.

El problema es saber cuándo emplear una forma y cuándo la otra: bendecido y maldecido se usan por lo general en la formación de los tiempos compuestos (“lo ha bendecido la suerte” , “lo ha maldecido una bruja” ) ; en tanto que bendito y maldito se utilizan como adjetivos (“agua bendita”, “hombre maldito” ).

Pero con el verbo romper y sus compuestos, pasa algo extraño: aunque su participio es roto y no rompido, corromper -que es el compuesto de romper- tiene como participio regular a “corrompido”, y como irregular, a “corrupto”, este último derivado de “ruptus”, que es la raíz latina de roto.

En castellano el diminutivo rebaja el significado del vocablo del que deriva: “cosita” es menos que cosa; “perrito” es más chico que perro. Pero en algunos casos, lo aumenta: “Está clarito” significa más que claro; y “tempranito” es más que temprano.

“Huebos” o “uebos” no son formas incorrectas de “huevos”, pero una vez un juez lo creyó así y querelló por desacato a un abogado porque entendió que éste había dicho que la sentencia que acababa de dictar debía ser revocada “por huevos”, por ser una “huevada”.

El abogado negó haber sido irrespetuoso y puntualizó que lo que él había dicho era que debía ser revocada “por uebos”, así, sin hache y con be, que significa “necesidad” o “cosa necesaria”.

En efecto, se trata de un arcaísmo latino que se encuentra en el castellano antiguo, en frases como “uebos me es”, que significa “es mi necesidad”, pero que en el Poema del Mio Cid figura escrito con hache: “nos huebos avemos en todo de ganar algo” (nosotros necesitamos tener alguna ganancia en todo).

¿Cómo se dice?: ¿período o periodo, élite o elite, guión o guion, ícono o icono, fútbol o futbol, píxel o pixel, chófer o chofer, zodíaco o zodiaco, cóctel o coctel, austríaco o austriaco?

Para el DRAE todas ellas están muy bien escritas, con o sin acento; pero eso sí, escribir “ole” en vez de “olé”, puede resultar en cosas diferentes: ole es un baile andaluz y olé –que también se admite sin acento- es una voz para animar o aplaudir.

Para el DRAE, “miar” es lo mismo que maullar: ambos se refieren al aullido del gato; pero a no confundirlo con “mear”, que significa orinar.

Concienciar es lo mismo que concientizar, pero el DRAE prefiere la primera forma, por sobre la segunda, que sin embargo es la más usada; pero amuelar no significa poner muelas, sino recoger el trigo en el muelo o montón.

Algunos consejos: las disculpas no se piden, se ofrecen; hay que decir “fue elegido” y no “electo”, que se usa sólo como adjetivo (presidente electo); los puestos no se detentan (salvo que sea de manera ilegítima) ni se ostentan, se ejercen; y los pozos con petróleo son petrolíferos, no petroleros.

Por último: el signo ortográfico que indica la supresión de una letra se llama “apóstrofo” y no “apóstrofe”, una figura que consiste en dirigir la palabra a otro con vehemencia y en segunda persona, del tipo “te digo que te calles”. Dicho esto, la nota aquí termina.

 

Fuente

Anuncios

La vida según Quino (?)

Hace un tiempo me enviaron este texto en el que le atribuyen a Quino su autoría. Sin embargo, buscando una fuente que lo asegurara, me encontré con varias páginas en la que desmienten que este texto sea suyo. Incluso dicen que hay una nota del caricaturista en el que, efectivamente, niega haberlo escrito pero tampoco existe una fuente para comprobarlo.

Así que, sea de Quino o no, lo comparto con ustedes.

La vida según.. (Quien quiera que sea)

… Pienso que la forma en que la vida fluye está mal. Debería ser al revés: Uno debería morir primero para salir de eso de una vez.

Luego, vivir en un asilo de ancianos hasta que te saquen cuando ya no eres tan viejo para estar ahí.

Entonces empiezas a trabajar. Trabajas por cuarenta años hasta que eres lo suficientemente joven para disfrutar de tu jubilación.

Luego fiestas, parrandas, alcohol. Diversión, amantes, novios, novias, todo, hasta que estés listo para entrar a la secundaria…

Después pasas a la primaria y eres un niñ@ que se la pasa jugando sin responsabilidades de ningún tipo…

Luego pasas a ser un bebé, y vas de nuevo al vientre materno, y ahí pasas los mejores y últimos 9 meses de tu vida flotando en un líquido tibio,hasta que tu vida se apaga en un tremendo orgasmo…

¡¡¡ESO SÍ ES VIDA!!!

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Claro que sí señor pero no

Hace unos meses estuve hospitalizada por dos días en una clínica, nada grave en realidad pero era necesario el mantenerme en observación por los medicamentos, además de tener que hacerme una biopsia de piel. El día de mi salida, aparte de no ser notificada con tiempo que me darían de alta, el seguro decide que debo pagar una diferencia porque mi condición era preexistente, sin embargo ésta no lo era y ahí me tuvieron durante 4 horas tratando de justificar el por qué debí pagar los casi cien dólares de diferencia.

Entre tanto, la encargada de administración, aprovechándose de conocer mi posición en una conocida firma de corredores de seguros del país, no perdió oportunidad de mofarse de mi “poco conocimiento” ante lo que mi póliza debía cubrirme o no, y que ella no sabía qué hacía yo en esta empresa. Todo esto al teléfono con una operadora de la asegurada y yo delante de ella, teniendo que morderme la lengua para no decirle lo que realmente quería decir porque “trabajo para una empresa colaboradora de la clínica y debía mantener mi posición”. Juro que casi no me importa pero ahí me quedé, escuchando una y otra vez sus burlas, su falta de respeto y prepotencia como si yo no estuviera allí.

Pasadas las 4 horas, y yo que ya estaba al borde de desespero queriendo irme para mi casa, no se veía una solución viable así que decidí llamar a uno de los jefes de la aseguradora para plantearle la situación y ver cómo lo podíamos resolver. Como ya pasaban de las 6 de la tarde y el médico no me daría el informe sino hasta el otro día, me convence de pagar la diferencia y que al yo recibir el informe, lo enviara con una solicitud de reembolso que ellos me lo pagarían. Total que lo pagué y me fui a mi casa. Debo acotar que de haber estado en plena capacidad física y anímica de soportarlo, no lo habría pagado y me hubiese quedado ahí esperando por la solución.

Cuál es mi sorpresa que cuando llego a mi oficina tras el reposo (3 días después), mi jefa me informa que el director de la clínica la llamó para decirle que yo había armado un alboroto ese día, que le grité a medio mundo y que además había escrito 3 hojas con las quejas, reclamando de todo. O sea, no sólo tuve que calarme el mal momento con la inepta sino que la mujer fue donde su supervisora a decir que todo lo que ella me hizo a mí, se lo había hecho yo a ella.

En cuanto a las 3 hojas de reclamación, pedí que me las mostraran pues no recordaba haberlas escrito (obvio que ni las escribí y tampoco me las mostraron) pero de algo sí estoy segura. Yo, como persona que se ha dedicado toda su vida al servicio, si me entregan 3 hojas con quejas, lejos de reclamarlo o molestarme, lo agradecería pues es la mejor manera de poder mejorar el servicio. Tal parece que aquí eso es una ofensa.

Una vez me entregaron el informe del médico, procedo a enviarlo para su reembolso y ya van dos veces que me dicen que no procede por tratarse de una enfermedad preexistente (pero el informe dice claramente que no refiere ninguna preexistencia). Lo último fue que hoy hablé con el director, el mismo que me dijo que lo pagarían, y su respuesta fue un simple “la empresa está negada a pagarlo”.

Apartando mi relación con la aseguradora y la clínica, yo soy un cliente más y encuentro completamente inapropiado que una empresa tome una decisión sencillamente porque ellos consideran que tienen la razón muy a pesar de lo que el profesional y experto en la materia dice.

Ahora, como representante de cientos (quizá miles) de clientes que se encuentran asegurados en esa empresa, me pregunto qué pasará el día que uno de ellos venga a mí con una situación similar y yo no pueda decirle más que “Lo siento señor, usted tiene toda la razón pero la aseguradora no le pagará”.

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Al alcance de nuestras manos

Hoy se celebra el día internacional contra el cáncer de senos y, aunque es algo que deberíamos hacer casi a diario, nos recuerda la importancia de detectarlo a tiempo.

Éste es el tumor más común entre las mujeres y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se diagnostica un nuevo caso cada 30 segundos. La temprana detección es clave, el obtener un diagnóstico a tiempo aumenta la posibilidad de cura en un 90%. Así que, ¿por qué correr el riesgo si tenemos esta posibilidad al alcance de nuestras manos? (literalmente hablando).

La agencia DDB Singapur, ha creado una de las más ingeniosas campañas para la fundación de cáncer de mamas Breast Cancer Foundation llamada “Are you obsessed with the right things?” utilizando el torso desnudo de modelos ilustrados con body art creado por Andy Yang.

Esta campaña, nos cuestiona, de una manera muy original, si realmente nos estamos enfoncando en lo que de verdad importa. Destaca la importancia de preocuparnos más por nuestra salud que por nuestra apariencia.

Y tú, ¿ya te chequeaste?.

Cómo hacerte saber

Aquí comparto con ustedes uno de lo poemas del Walt Whitman. Este poema le fue atribuido, por razones desconocidas, a Mario Benedetti por muchos años.

Cómo hacerte saber

Que nadie establece normas, salvo la vida.

Que la vida sin ciertas normas pierde la forma.

Que la forma no se pierde con abrirnos.

Que abrirnos no es amar indiscriminadamente.

Que no está prohibido amar, que también se puede odiar.

Que el odio y el amor son afectos.

Que la agresión porque sí duele mucho.

Que las heridas se cierran, que las puertas no deben cerrarse.

Que la mayor puerta es el afecto.

Que los afectos nos definen.

Que definirse no es remar contra la corriente.

Que cuanto más fuete es el trazo más se dibuja.

Que buscar un equilibrio no implica ser tibio.

Que negar palabras implica abrir distancias.

Que encontrarse es muy hermoso.

Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida,

Que la vida forma parte del sexo.

Que el por qué de los niños, tiene un porque.

Que el querer saber de alguien, no es sólo curiosidad.

Que el querer saber todo de todos, es curiosidad malsana,

Que nunca está de más agradecer.

Que autodeterminación, no es hacer las cosas solo.

Que nadie quiere estar solo.

Que para no estar solo hay que dar,

Que para dar debemos recibir antes.

Que para que nos den también hay que saber pedir

Que saber pedir no es regalarse.

Que regalarse en definitiva es no quererse.

Que para que nos quieran, debemos demostrar qué somos.

Que para que alguien sea, hay que ayudarlo.

Que ayudar es poder alentar y apoyar.

Que adular no es apoyar,

Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara.

Que las cosas cara a cara son más honestas,

Que nadie es más honesto porque no roba.

Que quien roba, no es ladrón por placer.

Que cuando no hay placer en las cosas, no se está viviendo

Que para sentir la vida, no hay que olvidarse que existe la muerte.

Que se puede estar muerto en vida.

Que se siente con el cuerpo y con la mente.

Que con los oídos se escucha,

Que cuesta ser sensibles, y no herirse

Que herirse no es desangrarse

Que para no ser heridos, levantamos muros

Que quien siembra muros, no cosecha nada

Que casi todos somos albañiles de muros

Que sería mejor construir puentes

Que sobre ellos se va a la otra orilla, y que también se vuelve.

Que volver, no implica retroceder.

Que al retroceder, también se puede avanzar.

Que no por mucho avanzar, se amanece más cerca del sol

¡Cómo hacerte saber que nadie establece normas, salvo la vida!