Hasta siempre 2010

Se va un año más y sólo puedo pensar en qué fue lo que me trajo y deja a su partida. Quisiera decir que fue un año maravilloso, grandioso y de muchas satisfacciones, sin embargo eso no es tan cierto.

En este año perdí seres extraordinarios que formaban parte de mi vida y que por razones distintas ya hoy no lo hacen.

Por más que lo intento no encuentro qué es lo bueno que me trajo el 2010, salvo el haber abierto mi cuenta en Twitter (y que a veces pienso fue la causa por la que perdí una de las cosas más importantes de mi vida) y conocer en él a un grupo limitado de personas maravillosas; haberme topado con Kim, quien vino a sanar en parte la pérdida de Quentin, y que aún así tendré que dejar pues ya no me corresponde ser cuide de ella como lo hice hasta ahora; y haber abierto este espacio que se ha convertido en una suerte de bitácora personal y que, a pesar de no ser tan frecuentado, me da la oportunidad de expresarme y mostrarme tal cual soy, sin caretas.

Termina el año y sólo quedan conmigo los aprendizajes de duras lecciones que aún intento descifrar. Los aprendizajes de esos golpes que sólo la vida te sabe dar y que de algún modo, algún día comprenderás. Cabe destacar que aún espero por ese momento.

Sólo me resta decir que me alegra que este año termine pues deseo con ansias arrancar con un año nuevo lleno de esperanzas e ilusiones de conseguir esas satisfacciones que se suponen se deben conseguir y que al final del año pueda sentarme como hoy y nombrar una a una cada una de ellas.

Publicado con WordPress para BlackBerry.

En presencia de tu ausencia

La cama extraña tu aroma y anhela tu presencia.
Las almohadas no saben cómo dormir sin tus cabellos rozándolas ni tu sueños en ellas revoloteando.
El peso de tu cuerpo sigue atado en las sábanas y en el espejo se refleja tu espacio vacío.
La huella de tus manos en mi cuerpo sigue sellada y el aliento de tus besos impregnado en cada poro de mi piel.
Los susurros al oído cada vez que hacíamos el amor se repiten una y otra vez y luego se burlan por saber que no volverán.
Los recuerdos poco a poco se van disipando y de ti sólo quedará ese espacio que, quizá, con el tiempo ni sepa a quién perteneció.

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Escribe tus versos en mi espalda

Escribe tus versos en mi espalda
Hurga tu pluma en mis entrañas
Descubre las palabras escondidas
Que queman mi alma desde adentro.

Usa mi cuerpo como un lienzo
Donde exploras a fondo tus angustias
Liberando así los sentimientos
Que pululan extraños en tu mente.

Pinta con sangre las imágenes
De amores tiernos ya perdidos
Amores idos, olvidados
Disolutos y cambiados;
Amores golpeados, maltratados
Ardientes y apasionados;
Amores tiernos y sensibles
Cariñosos y efusivos.

Escribe tus versos sin censura
Que mi espalda es amplia y pura;
No vaciles en tu intento
Que tu prosa es viva y dura.

Escribe tus versos en mi espalda
Que tus versos me dan vida;
Y al final son lo que puedo
Llevar conmigo en mi exilio.

 

El inicio de un nuevo comienzo (III) (?)

Éste pareciera ser un tema que se hará recurrente en mi vida (y en el blog). Tal y como lo hablara en este post y en este otro, en mi vida me ha tocado tomar decisiones, y muchas de ellas extremas, o a lo sumo radicales.

 Así como un día decidí venir a vivir a un país extraño, en el no tenía nada, en el que me tocó comenzar de cero una vida (dos veces), hoy se me presenta la oportunidad de hacer exactamente lo mismo.

No sé cómo funcionan estas cosas ni por qué la vida va colocando estas situaciones frente a mí pero pareciera que le gusta hacerlo.. Y si al caso viene, tal parece que a mí también. Siempre da miedo, da un susto que en el fondo te hace sentir que es lo correcto y yo no sé los demás, pero yo me apoyo en eso para impulsarme. Cuando siento ese miedo no lo evito, lo asumo, actúo en base a él y llevo a cabo lo que me toca, hasta que desaparece. El truco está en no dejar que te domine y por sobre todo, no demostrar que te aterra tomar la decisión que estás a punto de tomar y llevar a cabo.

No sé lo que va a pasar ni si mi decisión sea inmediata o me tome un par de semanas concretarlo pero lo que sí es cierto es que estoy segura que mi tiempo aquí terminó y me toca continuar hasta que el miedo vuelva a mí y siga buscando lo que sea que estoy buscando, sólo espero que al final del día esa búsqueda se acompañe de mucha felicidad.