Y llegó el 2011

Después de unas largas vacaciones para depurar muchas cargas, he vuelto a mi ciudad. Regreso con nuevas ideas, proyectos y convicciones, y la principal es mudarme (sería la sexta vez en dos años), sólo que esta vez lo haré sola..

Debo comentar que nunca he vivido sola y eso me produce un poco de aprehensión pues muy a pesar de ser una persona muy independiente y decidida, siempre he estado acompañada. No me imagino cómo será llegar a una casa vacía, ni tener a quien darle los buenos días o las buenas noches. Por un lado siento que es un gran paso, que me dará la oportunidad de encontrarme y centrarme en cosas que antes no hacía y por otro siento que me encontraré con esos demonios internos con los que tarde o temprano me tocará luchar.

Por lo pronto me propuse escribir al menos un post semanal para seguirle dando vida a este espacio que más que un blog se ha convertido en una especie de productor de catarsis emocional y que, quizá algún día me arrepienta por haber sido tan abierta y expresiva, o quizá lo agradezca al darme la oportunidad de recordar ciertas cosas por las que he vivido, no lo sé pero aquí seguiré, por bien, por mal o por sólo porque toca.

Anuncios