Yo sí quiero vivir en otro país

Hace poco más de un año una persona me preguntó si yo no me quería ir del país. La pregunta me tomó por sorpresa y le pregunté por qué me la hacía.

Me respondió que nunca me había escuchado hablar de querer irme y, más aún, que nunca me había oído hablar mal del país y su gente. Que nunca había escuchado que me expresara despectivamente de mi gentilicio y que eso le causaba curiosidad porque la mayoría de la gente hoy en día busca la mínima oportunidad para irse del país, repite la desgracia de país en la que viven o maldice cualquier mínima cosa que le pasa.

A decir verdad, eso me llamó la atención. Es cierto que nunca manifiesto odio hacia el país ni nadie, no me expreso despectivamente de la gente que decide irse o de la que decide quedarse y no había hecho conciencia de ello hasta que me hizo esa pregunta y su explicación.

Este mes, precisamente, cumplo cuatro años de haber regresado a Venezuela. Quienes me conocen saben que la decisión de mi regreso no fue netamente espontánea, se debió a la necesidad de atender una lesión que me había quedado de un accidente que sufrí a comienzos del 2011. Para ser honesta, esa decisión se encuentra dentro de las más difíciles que me ha tocado tomar en mi vida y al llegar a Venezuela juré que me dedicaría a curarme para irme cuanto antes.

Durante meses fue así, no pensaba en nada más. Iba a mis consultas con el médico, a mis terapias y trabajé con la idea de ahorrar para irme, pero las cosas fueron cambiando poco a poco. Me fui adaptando nuevamente a mi gente, cosa que al comienzo me costó muchísimo, a la locura que implica vivir en Caracas, me acostumbré a estar cerca de mi familia y la idea de irme se fue apagando poco a poco.

Ayer hablé de nuevo con esta persona y esta vez me comentó que desde hace unos meses está considerando la idea de irse del país. Secillamente no tolera más la situación y quiere probar suerte en otra parte.

Yo en cambio le conté lo que me había pasado desde el día que me hizo aquella pregunta. Algo de lo que me he venido dando cuenta y he ido madurando desde ese día.

No quiero irme. Quiero ser parte del cambio. Quiero quedarme y ser testigo del cambio de país que vendrá (porque vendrá). Quiero seguir haciendo lo mejor que puedo y aportar mi granito de arena en este momento. Quiero ser parte de esa nueva generación que, gracias a ese granito de arena, verá surgir un nuevo país, un mejor país.

A lo mejor la vida me tiene preparadas otras cosas, sabré yo lo que es querer algo y que la vida te lleve por otro camino, pero al menos eso es lo que quiero ahora y por lo que trabajo.

Así que sí, quiero vivir en otro país, pero en Venezuela.

Anuncios

Un comentario en “Yo sí quiero vivir en otro país

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s