¿Qué tal en amor?

Quinientos veinticincomil seiscientos minutos,
quinientos veinticincomil momentos de paz,
quinientos veinticincomil seiscientos minutos,
¿cómo mides un año?
En días, en noches, en tardes o desayunos.
en metros, dolor, sonrisa, placer.
en, quinientos veinticincomil seiscientos minutos,
¿tú cómo mides un año mas?
qué tal en amor, qué tal en amor, qué tal en amor,
mide en amor…
Tiempos de amor, tiempos de amor.
Quinientos veinticincomil seiscientos minutos,
quinientos veinticincomil planes que hacer,
quinientos veinticincomil seiscientos minutos,
cómo medimos la vida de un hombre o una mujer?
En lo que aprendió
o en cuando lloró
en lo que construyó
o en como murió.
Es hora de cantar, así la hitoria no termina,
un año en la vida de esta amistad.
Recuerda el amor, recuerda el amor,
recuerda el amor.
Vive en amor…
tiempos de amor.
tiempos de amor…

Dando inicio

Llevo tiempo con la idea de comenzar un blog pero siempre lo dejo para después porque son tantos los temas de los que quisiera hablar y es tanto lo que tengo que decir de ellos que siento nunca terminaría los post por no saber cómo terminarlos.

Finalmente me decidí a comenzarlo y lo haré hablando de lo que se ha convertido desde hace dos semanas en el tema recurrente de mi timeline (aparte de la política). Comentaré acerca de lo que fue para mí Inception. Por lo que si no la has visto, te recomiendo no leer el post hasta haberlo hecho.

Anoche, después de leer y releer sobre la película, el desespero por el 80% de mi timeline para verla y el que muchos la catalogaran como una de las mejores películas jamás hechas, finalmente fui a verla. En varias oportunidades, las opiniones de otros me han creado grandes expectativas acerca de películas logrando llevarme un tremendo chasco cuando las veo. Es por esto que ya no permito que las opiniones de otros me sugestionen antes de ver una película por más que me guste saber qué les pareció y si les gustó.

En mi humilde y mortal opinión, ésta es una película bastante ambiciosa y con un tema lo suficientemente complejo como para poder mostrarle al mundo lo que en realidad se espera de él. Considero una temática excelente la ideada por Nolan y sí que se le puede sacar provecho, las posibilidades son infinitas.

Ciertamente la película transcurre bien, logran fusionarte con los hechos y te mantiene alerta ante todo lo que sucede. Sin embargo me gustaría comentar de lo que, a mi parecer, falla la película y termina con el mayor cliché de las películas, y que tanto me disgusta.

La película termina con la típica escena en la que quedas sin saber qué pasó, si sigue siendo un sueño o es la realidad. Me parece que este tipo de finales, se ha utilizado ya demasiadas veces y no es nada nuevo ni excitante, por el contrario te deja una sensación de molestia con la que pareciera que el creador de la película disfruta enormemente al ser él el único en saber lo que realmente ocurrió.

Aquí diré cómo, según mi análisis, nuevamente humilde y mortal, termina la película.

En la última escena, el personaje de Di Caprio, pone a girar su tótem, que según explican antes, nunca deja de girar si se encuentran en un sueño. No obstante, la escena culmina antes de nosotros saber si  deja de girar.

Por varias razones que daré a continuación diré por qué pienso que continuaba en un sueño.

  • En una escena al comienzo de la película, Di Caprio habla con sus hijos, donde la voz de la niña se escucha como la de una niña grande, podríamos decir entre 8 ó 10 años.

–  En la escena final, los muestran como los niños pequeños que él había tenido que dejar tras la muerte de la esposa.

  • Cuando Di Caprio le entrega la bolsa a su papá pidiéndole que le lleve esos regalos a los niños cuando los vea  y éste le dice que para que los niños sepan que tienen un padre hará falta mucho más que regalos.

–  Desde mi punto de vista, este comentario está basado en que los niños tienen mucho tiempo sin ver a su padre, pues en caso de haberse ido sólo por unos meses (que es lo que nos quieren hacer ver al final), éste sería un comentario sin fundamento.

  • Cuando se encuentran viajando en el avión, Di Caprio tiene un traje claro y al despertar, la aeromoza le dice que quedan 20 minutos de vuelo. En la escena del aeropuerto, él tiene un traje oscuro y a rayas.

A mí en lo personal me decepciona mucho este tipo de finales en los que no definen lo ocurrido y dejan abierta la opción de una u otra cosa. Como dije al principio, ya se ha utilizado mucho y no es nada del otro mundo.

No duden en dejar sus comentarios, e incluso sus opiniones al respecto. Me gustaría mucho conocer si tienen la misma opinión al respecto y por supuesto que si no la tienen también me interesa conocerla.

The Totem